David Beckham mundo político

Publicado el lunes, 29 de diciembre de 2014 en General - 162744 visitas

El futbolista quiere construirlo en una zona que perjudicaría enormemente el acceso al puerto de la ciudad, por lo que tiene en contra a autoridades y empresarios El sueño del astro David Beckham se ha aplazado. Si es que no ha fallecido. El estadio de fútbol que ha querido construir en el sur de Florida parece ser, este fin de año, apenas un espejismo. Aunque el alcalde del condado Miami Dade, Carlos Giménez, dio su visto bueno y en diciembre del 2013 apareció eufórico al lado de Beckham para promover la creación de un club de fútbol local, lo cierto es que el mundo político y la liga nacional de fútbol no están muy felices con la idea y parece que la han relegado al olvido.

 Estadio de David Beckham, cada vez más lejos de ser una realidad   La idea de la estrella de fútbol británica era construir un estadio al borde del mar en pleno corazón de Miami. Pero desde el inicio, tanto las autoridades del puerto de Miami, como los ediles de Miami Beach y la generalidad de los empresarios se opusieron. El estadio, tal como Beckham quería construirlo, iría a opacar la poderosa industria de los cruceros turísticos, una de las principales fuentes de empleo del sur de Florida, ya que estaba planificado edificarlo en un área de perjudicaría enormemente el acceso al puerto de Miami.

Además, aunque los terrenos pertenecen al condado y no a la ciudad, lo cierto es que los derechos de edificación son propiedad de la ciudad y al alcalde de Miami, Tomás Regalado, nunca le ha gustado la idea.

Regalado tiene razones para oponerse al estadio. La experiencia le da la razón, cuando hace unos siete años, otro equipo deportivo, los `Florida Marlin´ del béisbol, lograron construir su propio estadio. Al principio todo fue de maravilla, prometieron que el capital privado se iba a encargar de todo pero lo cierto es que cuando el alcalde miró detenidamente el contrato, descubrió amargamente que les tocaba a los contribuyentes llevarse la mayor tajada de los gastos.

El proyecto de Beckham siempre se ha vendido como una iniciativa totalmente sufragada con capitales privados. Pero un año después ni se ha logrado captar capital suficiente ni nadie en el sur de Florida, con capacidad de asumir el riesgo, lo quiere hacer. No es por falta de público, ya que la amplia comunidad hispana y latinoamericana es fanática del fútbol. Sólo que Beckham no ceja en su empeño de construir el estadio cerca del mar y no quiere ir tierra adentro como se le ha propuesto.

"La verdad que no sé quien lo aconsejó. Pero la gente en Miami está muy molesta todavía con el escándalo de los Marlins. Además, Beckham no es realmente tan popular acá como él esperaba", ha explicado a ELMUNDO.es Antonio Olivares, un empresario de bienes raíces que se opone al estadio tal como está planteado. "Para mi la mejor opción es meterlo más cerca de las autopistas en plena tierra firme, porque facilitaría la captación de público. Pero Beckham parece más interesado en el glamour que en la comodidad del público", ha precisado.

Un estadio en el corazón de Miami creará, en días de juego, uno enorme dolor de cabeza a las autoridades locales por el volumen de tráfico de generaría. Por ello, se han opuesto sistemáticamente a las opciones que la gente de Beckham les ha presentado. En los últimos tres meses, la organización `Miami Beckham United´ ha presentado dos propuestas de cambio de lugar. Ambas han sido rechazadas.

"Hemos hecho varios intentos en los últimos meses. Aunque nada se puede dar como cierto en esta compleja ecuación, me siento optimista de que lograremos algo en los próximos meses", ha dicho John Alschuler, uno de los especialistas en bienes raíces que ha asesorado a Beckham en esta empresa.

Pero el asunto no pasa de un mero optimismo porque, como dice el administrador de la ciudad de Miami, Daniel Alfonso, desde que se rechazó la posibilidad de construir el estadio al borde del mar, "nadie de la organización Beckham se ha sentado con nosotros a conversar".

Uno de los políticos que aboga por los planes de Beckham es el concejal del condado Miami Dade Juan Carlos Zapata. Su sueño es que el estadio sea construido al oeste de Miami, en su distrito electoral -claro está- en un terreno baldío que no hay forma de urbanizar. Tampoco es una tarea fácil porque, de todos modos, Beckham todavía no ha formado el equipo de fútbol que seria dueño del estadio. La única forma de deshacer este nudo seria que una institución aceptase albergar provisionalmente el equipo. La Universidad Internacional de Florida es una posibilidad, pero ni las autoridades académicas, ni la liga de fútbol estadounidense (MSL, por su siglas en inglés) o las autoridades locales se han pronunciado sobre esta solución.

El plan de Zapata es forzar la situación logrando que sus 12 colegas concejales aprueben una resolución autorizando la universidad, que es parcialmente pública, a acoger al equipo. "Es obvio que (la liga de fútbol estadounidense) no va a lograr lo que quiere. Esta seria una situación intermedia", ha dicho el concejal.

De cualquier modo es muy difícil, sino imposible. La liga ha dicho que las reglas impiden terminantemente que se forme un equipo sin garantizar primero la construcción de un estadio.

Así las cosas, todo indica que el sueño de David Beckham de tener su propio equipo de fútbol se ha esfumado. Como el humo de los puros habanos, los de verdad, que este fin de año se están consumiendo en el sur de Florida a raíz del deshielo diplomático entre La Habana y Washington.
Via | elmundo.es
Tags : sueño | estadio | Florida | mundo político | olvido







» Enlaces patrocinados




» De que hablamos